Último vídeo de ocio

Portada Sociedad La legislación de la eutanasia en el mundo
Sociedad
La legislación de la eutanasia en el mundo
( 3 Votos )
24.05.10 - A. P.
 Legislación  en el mundo

La clínica suiza Dignitas practica el suicidio asistido legal. :: S. DERUNGS/REUTERS

La regulación sobre el derecho a la eutanasia y al suicidio asistido varía por países. Aquellos en los que ambas fórmulas son legales son aún una estricta minoría. En Europa, sólo Holanda, Bélgica y Luxemburgo permiten provocar la muerte a un enfermo incurable por expreso y reiterado deseo de éste, y bajo estrictas garantías legales. En Luxemburgo, la liberalización en 2008 resultó tan controvertida que exigió una reforma legal para limitar los poderes del Gran Duque, contrario a ratificar la nueva normativa.

Holanda y Bélgica fueron los dos países pioneros, con sendas leyes de 2002, aunque en los Países Bajos no hizo sino normalizar una práctica consentida durante décadas. De hecho, los holandeses están a punto de dar un paso más y abrir debate sobre el posible suicidio asistido a mayores de 70 años que, aun sin estar enfermos, no deseen seguir viviendo. En Suiza, la eutanasia está prohibida pero se permite el suicidio asistido; un médico puede proporcionar al enfermo irreversible una dosis letal de medicamento, que deberá tomar el paciente por sus propios medios. La asociación Dignitas se dedica a ayudar a la 'buena muerte', lo que ha propiciado un cierto 'turismo de la muerte' desde algunos otros países europeos.

El ejemplo americano

El país helvético siguió la senda abierta en 1997 por el estado de Oregón (EE.UU.). Los médicos pueden allí prescribir drogas a pacientes terminales con una expectativa de vida no mayor de seis meses, para que ellos mismos se las administren. La ley ha sido recurrida varias veces por el gobierno federal en la época Bush, y otras tantas ratificada por el Tribunal Supremo.

En otros países europeos como Noruega, Dinamarca, Alemania o Austria, entre otros, rige un modelo similar al de España, en el que el paciente goza de autonomía para rechazar, él mismo o a través de su familia, determinados tratamientos aunque pueda conducirle a la muerte. Italia tiene reconocido en la Constitución el derecho a rechazar un tratamiento, pero el caso de Eluana Englaro -su familia tuvo que batallar contra el gobierno de Berlusconi y la Iglesia para desconectarla de la máquina que mantenía sus constantes vitales- dejó claras las limitaciones. Francia mantiene abierto un debate recurrente sobre la muerte digna y los límites de prácticas como la eutanasia o el suicidio asistido, aunque ambas siguen prohibidas. En Gran Bretaña, la Fiscalía ordenó hace poco 'aflojar' los criterios de persecución de las personas que ayuden a suicidarse a un enfermo terminal.

laverdad.es