Último vídeo de ocio

Portada Ocio y tiempo libre Shelley Michelle, el cuerpo de Hollywood
Ocio y tiempo libre
Shelley Michelle, el cuerpo de Hollywood
( 2 Votos )
22.04.11 - ARTURO CHECA
 El cuerpo  de Hollywood

Shelley Michelle está considerada la doble de cuerpo más famosa del mundo. Suyas son las piernas que se hacen pasar por las de Julia Roberts en 'Pretty Woman'. Ha suplantado a 85 actrices y ha llegado a ganar 1.390 euros por día de trabajo. :: MCMULLAN CO

Hagamos una prueba... ¿Les suena Shelley Michelle? Pocas actrices de Hollywood pueden presumir de lo mismo que ella: haber participado en casi un centenar de películas. Es una cifra solo al alcance de artistas míticas. Y con semejante currículo uno reconocería a la responsable de tan dilatada marca del celuloide con solo oír su nombre. Pero seguro que poco les suena Shelley Michelle. Ella ostenta ese récord. Y sin embargo es una estrella casi anónima. Sus comienzos no fueron fáciles. Su primera pelea para lograr un papel fue en 1987 contra 5.000 pares de piernas. 2.500 aspirantes a unos segundos de gloria. Pero fue ella la que acabó pisando más fuerte. Se llevó el trabajo: una semana de rodaje a cambio de 750 dólares. Ninguna fortuna, pero sí una gran suerte. Los torneados gemelos de Shelley y unos muslos cincelados a golpe de 'step' conquistaron a Kim Bassinger. La actriz la escogió para doblar sus piernas en la olvidable 'Mi novia es una extraterrestre'. Y la rubia californiana ponía el primer sello en su pasaporte a la fama. «Es la estrella de Hollywood más fotografiada desde Marilyn». Así han bautizado desde el Festival de Cannes a Shelley Michelle (California, 1962). La ganadora de aquella batalla de piernas se ha llegado a embolsar 2.000 dólares (1.390 euros) por día de rodaje, tiene sus extremidades inferiores aseguradas en un millón de dólares, ha suplantado los cuerpos de 85 actrices y está considerada la 'doble de cuerpo' más famosa del mundo.

¿Les suena ahora Shelley Michelle? ¿No? Pues echen un vistazo a 'Pretty Woman'. De ella, y no de Julia Roberts (demasiado delgada para el director), son las piernas que luce la prostituta conquistada por el galán en la melosa comedia. Shelley Michelle es el exponente máximo de la trampa y el cartón en formato humano de Hollywood. El espejo en el que se miran miles de jóvenes modelos, 'strippers' y torsos de anuncio que hoy en día se ganan apenas unos eurillos doblando las anatomías menos agraciadas o más avergonzadas de las celebridades del cine. Cuerpos anónimos que sueñan con la fama que ha alcanzado Shelley. Ese parece el caso de Sarah Lane y Caroline Davis. La primera es bailarina; la segunda, estudiante de cine. Pero ambas tienen algo en común. Las dos han suplantado en la gran pantalla a la oscarizada Natalie Portman. Y las dos han destapado la caja de los truenos. Sarah Lane ha acusado a Portman de haber sido la protagonista de apenas un 5% de las escenas de danza de la asfixiante 'Cisne negro'. Ella hizo el resto. «Han querido hacer creer que Natalie Portman era una especie de prodigio que en año y medio se convirtió en bailarina. Decir eso es un insulto para el ballet. A mí me ha costado 22 años llegar», defiende una enfadada Sarah Lane, bailarina del afamado America Ballet Theatre y casada con otro bailarín, el madrileño Luis Ribagorda.

No es el único frente abierto que tiene Natalie Portman (sobre quien se insinúa que también fue doblada en desnudos de 'Closer' y 'Los fantasmas de Goya'). Caroline Davis asegura ser ella, y no la actriz, la dueña del culo cuya aparición en el tráiler de 'Caballeros, princesas y otras bestias' fue una de las razones de que la comedia fantástica recaudara 15 millones de dólares en su primera semana en cartel. La razón no radica en unas posaderas poco dignas de Portman, sino en el hecho de que la actriz no quisiera sumergirse en el helado lago de Irlanda en el que se rodaba la escena. Caroline lo hizo por 280 euros. Y ahora sueña con mucho más...

El pulgar de Megan Fox

Las dobles de cuerpo son casi tan antiguas como el cine. Las biblias del séptimo arte sitúan su origen allá por 1956. Los reparos de Suzy Delair por enseñar el trasero en 'Gervaise' (lo consideraba «inmoral», eran otros tiempos...) llevaron al director francés René Clement a dar entrada a una sustituta. Ni Alfred Hitchcock pudo evitar su uso. Fue en 'Psicosis'. Y eso que durante años el director londinense lo negó. Pero la celebre escena en la que Janet Leigh es acuchillada en la ducha por el desequilibrado Norman Bates en el motel del mismo nombre tiene trampa. Las tomas en las que solo se ve el cuerpo desnudo, sin la cara de la actriz, no pertenecen al torso de la estrella. Hitchcock echó mano de Marli Renfro, una 'stripper' de Las Vegas a la que pagó 500 dólares. El morbo la convirtió luego en una de las primeras 'conejitas' de Playboy. Pero su fama fue efímera.

Shelley Michelle sigue hoy más que subida en el dólar. Lejos quedan sus tiempos de bailarina. Ahora vende su propia línea de dietética, 'Body Perfect', ha escrito 'Confessions of a Body Double', un exitoso libro con intimidades de las famosas, y hace a diario ballet, yoga, 'Thai Boxing' y aerobic. Ella no medró con la polémica. «Mi trabajo con Julia fue maravilloso. No paró de agradecerme mi labor». A las piernas de la Roberts le siguió otra aparición de Shelley doblando a Kim Bassinger en 'Análisis final'. También son de ella y no de Barbra Streisand los sinuosos muslos de una escena de cama de 'El príncipe de las mareas'. Y la anatomía de la rubia californiana ha hecho las veces también de Sandra Bullock y Madonna.

Los inexorables años y no el rubor acaban pesando más entre las estrellas que se parapetan tras la piel de otra ante la cámara. Sharon Stone se mostró casi como Dios la trajo al mundo en 'Instinto básico'. Lo mismo que el fogoso Michael Douglas. Pero en la segunda parte de la tórrida cinta fue una anónima joven noruega quien filmó las escenas más subiditas de tono. Tampoco Melanie Griffith quiso mostrar más de lo necesario en 'Doble cuerpo'. A sus 27 años seguía espléndida. Pero Brian de Palma acabó rodando las escenas más sexuales con la actriz porno Annette Haven. Lo mismo que Demi Moore en 'Ghost' y 'Una proposición indecente' (hasta se rumorea que en 'Striptease'), suplantada en muchas escenas por la modelo erótica Amy Rochelle.

Las hay cuyas ansias de perfección rozan casi lo enfermizo. La explosiva Megan Fox derrite cualquier ánimo con su anatomía. Pero la niña no parece del todo contenta. Durante una pausa publicitaria de la última Superbowl salió tecleando un móvil tendida en una bañera durante un incendiario anuncio televisivo. No todo era de ella. La mano que manejaba el teléfono era de la doble de pulgares de la Fox, Pamela Moses, una joven de estilizados dedos en comparación con los «cortos y regordetes» que dice poseer la curvilínea actriz.

Isabella Rosellini en 'La muerte os sienta tan bien', Angelina Jolie en 'Beowulf', Keira Knightley en 'Domino'... La lista de celebridades con cuerpos doblados es interminable. Shelley Michelle tiene ya hasta su propia agencia de 'Body Doubles'. Cerca de los 50 años, la célebre californiana ha preferido pasar también a un segundo plano. Aunque sigue pregonando que fue de las primeras en llegar. Y pisando muy fuerte: «Yo no puse un pie en Hollywood. Yo puse directamente la pierna entera...».

laverdad.es